Las farmacias han sido uno de los sectores que han estado al pie del cañón cuando la pandemia de la Covid 19 estalló, haciendo frente a unas circunstancias críticas tanto desde la propia oficina de farmacia, como desde los laboratorios farmacéuticos. Según el último estudio de Top Farma, la venta de productos farmacéuticos ha caído de manera offline un 6%, sobre todo en lo que a productos healthcare se refiere. Por el contrario, los productos que se compran en farmacias y parafarmacias han incrementado, nada más y nada menos que un 67% en el canal online.

¿Pero cuál debe ser el reto?

La digitalización se ha convertido en un paso imprescindible para la competividad futura de todas las farmacias. La venta online, un buen CRM o un marketing adecuado o contar con un punto de atención médico inteligente, son las principales tendencias. 

Te contamos las 6 principales:

1.       Venta online vía Marketplace o web

Tras la pandemia, la venta de productos farmacéuticos se han convertido en multicanal. Esta diversificación de los canales de venta y su distribución a ayudado a mantener los negocios en funcionamiento. De hecho, mientras que la venta de productos farmacéuticos en el punto físico de venta ha caído en el último año un 6%, afectando especialmente a la venta de productos healthcare que descendieron un 12%, la venta por internet ha crecido exponencialmente y los productos de farmacia y parafarmacia han incrementado sus ventas un 67% interanual. Para que la compra en canal online tenga éxito, la farmacia tiene que especializarse, aportar valor farmacéutico, conseguir visibilidad y generar una relación con el cliente con contactos sistemáticos”.

2.       Contar con un CRM y marketing

El cliente digital está acostumbrado a estar informado las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Por ello, es importante que, desde la farmacia se lleve a cabo una relación proactiva con el cliente. El uso de un CRM es importante para poder obtener el mayor número posible de datos del paciente, de tal manera que, desde la farmacia, se pueda dar una asistencia personalizada, y por lo tanto incrementar el valor añadido. Estos datos, además serán fundamentales para poder llevar a cabo una comunicación con el cliente más eficaz.

3.       Presencia en una plataforma

Las farmacias deben ganar visibilidad apostando por tener presencia en una plataforma de farmacias, para llegar a clientes potenciales de la zona donde está ubicada. De esta forma, se ayuda a fomentar la presencia de los canales online y offline. Además, es recomendable dar la oportunidad a los clientes de valorar el servicio, para que cualquier usuario, actual o futuro, pueda conocer los ratios y comentarios dados por clientes, tras haber tenido una relación real con el servicio farmacéutico. 

4.       Punto de atención médica inteligente

La teconología como fuente de fLas farmacias, como punto promotor de salud, debe ayudar a los pacientes a conocer su estado, y, por lo tanto, ofrecer una visión asistencial completa. Para ello, es recomendable contar con información médica dentro de la propia farmacia, sin necesidad de desplazarse a un hospital. Actualmente existen sistemas que ayudan a capturar y transmitir los datos vitales de los pacientes para realizar un prediagnóstico médico en cualquier lugar de forma fácil y rápida. O bien, cabinas que permitan realizar una teleconsulta con un especialista desde la propia farmacia.La tecnología proporciona información fundamental y permite una conectividad entre médico-paciente-farmacia que es fundamental para poder dar después consejos a cada cliente o paciente. El know-how y la especialización es una de las grandes tendencias que harán que las farmacias ofrezcan un servicio más eficaz y de mayor calidad”, explica Xavier Mercadé.

5.       El Big data

La tecnología genera gran cantidad de datos de usuario y de comportamientos que permiten mejorar el trabajo de los farmacéuticos y por lo tanto ofrecer una mejor experiencia al paciente. Gracias al análisis de datos, las farmacias pueden multiplicar su conocimiento para poder realizar una labor asistencial más especializada, con un mayor conocimiento del paciente, y al mismo tiempo realizar una gestión más ágil y sencilla. Conocer la evolución de los principales indicadores del negocio farmacéutico ayuda a tomar decisiones basadas en las estadísticas de la propia farmacia mediante un proceso digitalizado. Por último, todos estos datos son fundamentales para la posterior investigación.

6.       Incrementar el conocimiento del producto y de la patología

Uno de los beneficios de la digitalización es que permite aumentar la eficiencia en los diferentes procesos, actividades y tareas. Contar con una mayor información y datos, permite al farmacéutico ofrecer una atención más personalizada al cliente, dispensar el fármaco ofreciendo un mayor detalle de este, así como los mejores consejos para un caso concreto, de un modo hiperespecializado, veraz y acreditado.

 

En definitiva, el incremento del uso de la tecnología ayudará a las farmacias a conocer mejor a sus clientes, y unir el valor del entorno físico y digital para atraer a los pacientes y fidelizarlos.